La energía térmica del volcán de La Palma equivale ya a 4.000 bombas atómicas