Las erratas demuestran los plagios del libro de Sánchez