Errejón propone una semana laboral de cuatro días y usar más el tren y menos el avión