El escándalo de los másteres daña el prestigio de la universidad española