El rey elogia a los españoles que llegaron a Suiza exiliados o como emigrantes