Un total de 62 españoles han muerto desde 2010 en prisiones extranjeras, la mayoría en cárceles de Sudamérica