El 83 por ciento de los españoles rechaza imputados en las listas, según un sondeo