Los españoles suspenden a los políticos y dan un notable a maestros y médicos