La espeluznante amenaza que escondía el yihadista de Málaga