La esposa del vicepresidente brasileño se roba el protagonismo en la investidura