Madrid paga 1 millón por mantener algo que cuesta 300 euros