Un etarra admite que secuestró a un empresario pero dice que no mató a un ertzaina