A excepción de Peláez, todos los acusados eran "agentes muy entrenados" por Rusia