La comisión de expertos debate que cualquier ataque a la libertad sexual sea considerada una agresión