Una marea humana expresa el clamor catalán contra la sentencia del Estatuto