Los expresidiarios políticos cubanos deben abandonar Madrid