La extrema derecha avanza en Holanda y Reino Unido prevé un duro castigo a Brown