La extrema derecha independentista se cuela en la Diada