A Carmen, de 89 años, no le okuparon la vivienda: no era la propietaria y la tenía arrendada sin poder hacerlo