El jefe del aparato de falsificación de ETA intentó usar su arma al ser detenido en París