La familia del preso más antiguo teme por su vida y ruega a Rubalcaba que permita su salida con pulsera de control