La familia real inglesa también tendrá que apretarse el cinturón