Manuel Murillo y su fantasía etílica de matar al presidente