El Rey vuelve a recordar que la democracia no está por encima del derecho