El fenómeno okupa ya preocupa: Interior toma medidas drásticas