La figura del relator divide a los partidos