Alejandro de Pedro cobraba a través de empresas pública como el Canal de Isabel II