La joven agredida por la Manada de Sabadell no puede reconocer a sus atacantes y solo uno va a prisión