El forense revela restos óseos esparcidos y mezclados en nichos deteriorados