Las fotografías de El País fueron comercializadas por una empresa colombiana