Un Congreso sin toreros deja hueco a los militares