El fiscal general advierte de que acusar sin pruebas es difamar y defiende una reforma legal para que no salga "gratis"