La Generalitat convierte la Diada en una proclama por la independencia y por la libertad de sus políticos presos