La titánica labor de los geólogos del Instituto Geominero: a 100 metros de un volcán que está a mil grados