Rocas gigantes, arrastradas por las coladas de lava del volcán de La Palma como si no pesaran nada