El gobernador de Tokio se asegura la reelección para otros cuatro años