El gobierno sigue confiando en el diálogo pese al órdago de Torra