El gobierno valenciano confía en la decisión que tomen Grau y Barberá