El Govern fue repetidamente advertido de los riesgos del 1-O