Las grandes potencias dicen a Irán que la puerta a la negociación sigue abierta