Así descubrió la Guardia Civil los explosivos de la CDR