Con el traslado de Franco en suspenso, el Pazo de Meirás recoge el testigo: el gobierno lo reclama a la familia