La guerra de los lazos amarillos enfrenta a políticos y ciudadanos de a pie