La guerra de las banderas llega a Valencia con la ultraderecha saliendo a la calle