La guerra de símbolos llega al Congreso