La riada afecta a unas 19.200 hectáreas y a 2.000 agricultores según los datos provisionales del Gobierno aragonés