La hoja de ruta de Mas recibe el aplauso de los grupos soberanistas menos de ERC