Los terroristas de Barcelona y Cambrils pretendían “derrumbar la Sagrada Familia”