Las movilizaciones aéreas pueden complicar el verano en los aeropuertos