Los líderes nacionales, pendientes del estado de Rubalcaba